Tiberíades – Tiberias – טבריה

Tiberíades (Hebreo: טבריה, Tverya; Arabe: طبرية, Tabariyyah) es una ciudad en la orilla occidental del Mar de Galilea, en la Baja Galilea, en el Distrito Norte de Israel. Según la Oficina Central de Estadísticas de Israel (CBS), a finales de 2003, la ciudad tenía una población de 39.900 habitantes.

Tiberíades es reconocida como ciudad santa judía junto con Jerusalén, Tiberíades y Hebron. Tiberíades es el lugar más visitado en los días de fiesta en Israel en el Distrito Norte del país.

La ciudad ha experimentado recientemente una serie de ataques de coheteria provenientes del Líbano lanzados por el Hezbollah. Han sido heridos y muertos varios ciudadanos en los ataques con los cohetes Katyusha. (véase Ataques de Hezbolá sobre Israel de 2006).

Tiberíades fue construida aproximadamente en el año 20 d. C. por Herodes Antipas, hijo de Herodes el Grande en el sitio de una aldea destruida de Rakkat, y se convirtió en la capital de su reino en Galilea. Fue nombrado así en honor del Emperador Tiberio.

Está hermandada con la ciudad navarra de Tudela.

La ciudad de Tiberíades está situada en la costa occidental del Mar de Galilea (Lago Kinéret). En el siglo VI, en la cúspide de su expansión, el emperador bizantino Justiniano construyó un muro alrededor de la ciudad que se elevaba hasta las empinadas laderas en el oeste e incluía el punto más alto, el Monte Berenice. Aquí se descubrieron en los años 1990-93 los restos de una iglesia bizantina con singulares objetos de culto. La iglesia estaba incluida dentro la muralla fortificada de la ciudad y su ubicación brinda una impresionante vista de todo el Mar de Galilea, sus costas y las montañas distantes.

El complejo de la iglesia mide 48 x 28 metros e incluye un atrio, una basílica de tres ábsides y muchas habitaciones alrededor. Las paredes son de bloques de basalto cubiertos con un enlucido blanco y el piso está cubierto con mosaicos multicolores.

El atrio es extraordinariamente espacioso. Estaba rodeado por pasillos y pavimentado con mosaicos en marcos blancos y negros. Abajo hay una gran cisterna cuyo techo se apoya en una serie de arcos. El agua de la lluvia se juntaba de los techos y del patio, y era conducida a las cisternas por medio de canales.

A lo largo de la sala de oración de la iglesia había dos hileras de columnas que sujetaban el techo. En el ábside central, a lo largo de la pared oriental, había dos hileras de bancos de piedra semicirculares. El piso de la iglesia estaba pavimentado en parte con coloridos mosaicos que ilustraban uvas, granadas y pájaros, y en parte con baldosas de mármol de formas geométricas.

En el centro de la bimá (estrado) se encontró la base de un altar de piedra y debajo de ella una placa de mármol cubriendo una depresión en la que había una gran piedra de basalto cuidadosamente labrada de 55 x 35 x 11 cm. La parte inferior de la piedra está trabajada burdamente en forma de cono, lo que indica que originalmente se la depositaba en el suelo. En el centro de la piedra hay una perforación bicónica; éste es, obviamente un tipo de ancla, que en una versión más pequeña debe haber sido empleada en los barcos que navegaban por el lago. Fue colocada aquí, y probablemente venerada, en relación con las actividades de Jesús a este lado del Kinéret.

En torno al patio y la iglesia había numerosas habitaciones, con piso de mosaico, que deben haber servido al clero que hacía los servicios de mantenimiento de la iglesia y se preocupaba de los numerosos visitantes.

La iglesia resultó dañada en el terremoto del año 749. Fue renovada en pequeña escala y tuvo algunos rasgos arquitectónicos islámicos, como los arcos ojivales y las columnas que los sostienen. Esta iglesia, con tan sólo pequeños cambios, siguió en uso durante el dominio musulmán en el país, lo que constituye un fenómeno muy poco común. Los cruzados reforzaron la estructura de la iglesia con contrafuertes exteriores y agregaron un campanario a su fachada.

La iglesia fue destruida cuando los musulmanes conquistaron Tiberíades, en 1187. Sus restos eran visibles sobre la superficie antes de las excavaciones y se mantuvieron relativamente bien preservados gracias a su difícil acceso y a su distancia de la ciudad de Tiberíades.

Las excavaciones fueron dirigidas por Y. Hirschfeld en nombre de la Autoridad de Antigüedades de Israel.

Fuente: Wikipedia y Ministerio del Exterior de Israel